En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Vale la pena, porque comprendes mis miradas.

Vale la pena, porque tus abrazos son reparadores.

Vale la pena, porque señalas mis errores con amor, esto lo transformo en motivación para el cambio

Vale la pena, porque te veo conectado con mi corazón, no con mi cuerpo, esto hace que por vos sienta un enorme deseo.

Vale la pena, porque te ríes conmigo no de mí, esto me hace sentirme una persona respetada y apreciada

Vale la pena, porque escuchas mis peticiones, por que logramos sanas negociaciones.

Vale la pena, porque en vos encuentro una grata compañía, hasta el día de hoy nuestros problemas no me han causado heridas.

Vale la pena, porque me escuchas con humildad, paciencia y prudencia, por esto es que podemos estar cerca.

Vale la pena, porque en cada molestia, problema o tensión, trabajamos  por construir una solución.

Vale la pena, al final porque le aportas algo bueno a mi vida, de lo contrario no podría decir que te amo

 

Dr. Rafael Ramos A.