En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Tu forma de amar es inmadura, cambiante, inestable y dolorosa.

Me canse de tus silencios fríos y tus caras largas.

Ya no quiero sentir miedo de tus reacciones.

No estas abierto a escuchar explicaciones, siempre me topo con tus justificaciones.

Estoy agotado de esperar que cambies, esto no va a pasar, el error fue pensar que esto iba a suceder.

Dejaste de sonreír, dejaste tus detalles, te los pedí, lo que me diste fue tu enojo.

Tu indiferencia me hace sentir que me arrastro, no vale la pena seguir de rodillas rogándote.

Al final me he sentido un objeto sexual, siento que quieres mi cuerpo, pero que no respetas mi corazón.

Te hice mil propuestas, me tope con tu falta de motivación, de compromiso y acción.

Me di cuenta que en medio de todo esto  me deje de amar a mi mismo.

 

Te deje amar, porque estar a tu lado es cansado, nuestra relación se convirtió en tierra infértil, llego el momento de recomenzar de nuevo en otros prados.

 

Dr. Rafael Ramos A.