En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

He pensado mucho en esta palabra, “confusión”, con mucha frecuencia escucho estas expresiones:

 

·      “estoy confundido, estoy confundida, no entiendo lo que está pasando”

·      “no sé qué significa esto”

·      “no sé qué sentir, no soy feliz, no estoy bien, pero estoy en un estado de confusión”

Frases como estas se expresan cuando, por ejemplo:

 

·      En el amor una persona actúa diferente a lo que dice: “Por vos daré todo”, pero nunca está ahí.

·      En el amor cuando una persona dice te amo, pero no sé ¿Esto está claro?

·      Cuanto al estar en una relación, la persona promete cosas, pero sus palabras no se traducen en acciones que le den sentido, es decir no hay nada ¿De verdad esto confunde?

·      Cuando una persona se vuelve controladora, te ahoga, te roba la paz ¿Esto no es claro, será de verdad una confusión?

·      A veces las personas cargan la relación de acciones como la apatía, indiferencia, problemas, esta es la tónica en la relación ¿Será válido decir que estamos confundidos?

 

En fin, hay situaciones que son absolutamente claras, repetitivas, se ven, son reales, no debería haber confusión, si en la relación de pareja los hechos son absolutamente claros, por ejemplo:

 

·      Hay groserías constantes, agresiones frecuentes, celos, enojo explosivo, expresiones descalificantes, acciones humillantes, falta de compromiso, inestabilidad, ciclos de rupturas y reconciliaciones, no terminan de crear estabilidad, si la persona que querés amar sigue atada a su ex.

·      ¿Por qué afirmás que vivís confundido o confundida?

 

Situaciones son muchas, la lista podría ser interminable:

 

·      Vos lo ves.

·      Vos lo percibes.

·      Vos te das cuenta

·      Vos experimentás el dolor y la frustración de estas conductas que son incompatibles con el amor.

·      Vos estás sujeto a este torbellino emocional verbal y conductual, esta persona dice amarte, pero las cosas son claras.

 

Aún así, vos optás por decir que estás confundido, confundida ¿Ya te diste cuenta, que el problema mayor no lo hace la otra persona, sos vos, al no tomar decisiones?

 

Acá no hay confusión, acá lo que hay es negación, hay apego, hay ilusiones que no se sostienen en los hechos, hay angustia que matan la esperanza, hay enojos, miedo a la soledad, hay orgullo que no te deja ceder.

 

¿Vos estás claro, estás clara de esta situación? El tema aquí es que asumás que los hechos no compatibles con un proyecto de pareja sano. O trabajan para arreglarlo ya, o esta supuesta confusión solo va a crear más dolor.

 

Dr. Rafael Ramos.

Ingresá e inscríbete en www.rafaelramoscr.com.

2290-1517, 2290-1383