En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Hay relaciones de pareja, incluso relaciones de amistad o de familia, que pasen por procesos complicados, que los llevan a experimentar una crisis o un fuerte problema, que puede implicar un riesgo a la estabilidad de la relación.

Pero, una vez superada la crisis, donde hay una persona que acepta un error y la otra decide perdonar, en principio este proceso de perdón debe cerrar el tema, pues tiene a la base una sola acción, la reconstrucción de dicha relación y esto implica:

 

-       Construir credibilidad.

-       Abrirse a nuevas posibilidades.

-       Hacer cambios de hábitos y actitudes.

-       Negociar acuerdos, sostenerlos y mantenerlos.

-       Dejar el tema que causó el problema atrás y quedarnos con el aprendizaje.

-       Recuperar la expresión afectiva.

-       Reconstruir la calidez y la cercanía.

-       Recuperar la naturalidad.

-       Abrirse a la construcción de un diálogo positivo.

 

En fin, aspectos de reconstrucción son muchos, pero en síntesis la idea es reconstruir y volverse acercar para estar mejor, para estar felices, porque la reconstrucción a nivel personal tiene que implicar:

 

-       Un amplio sentido de realización personal.

-       Acogida afectiva.

-       Sentirse validado y validada por la otra persona.

-       Tiene que haber disfrute.

-       Se tiene que vivir en un clima de armonía y paz, de buen trato en todas las dimensiones de la relación.

 

Si estos ejes se logran vivir, se podría decir que la decisión de continuar, de reconstruirse tiene un fondo positivo y constructivo.

 

Pero, resulta que a veces, hay personas que deciden sostener y mantener una relación después de una crisis, pero desarrollan patrones en los que se experimenta:

 

-       Frialdad e indiferencia.

-       Reclamos recurrentes.

-       Se vive en un esquema de control, celos e inseguridad.

-       Enojos recurrentes.

-       Discusiones frecuentes.

-       Se reactiva el pasado una y otra vez.

 

Lo que hace que la persona que cometió el error, se siente a veces alienado o coaccionado, en principio se hablaron las cosas, se llegaron a acuerdos, hubo perdón ¿Qué sentido tiene seguir bajo una estructura de conflicto?

 

Si se reestablece una relación, y se va a vivir en una escalada constante de tensión, esto podría ser humillante, si bien es cierto alguno de los dos o los dos, pueden ser responsables de la crisis, la reconstrucción no implica humillar, descalificar, fastidiar cuestionar, a agredir, constantemente a la otra persona, porque en definitiva no ayuda en nada.

 

El perdón es para disfrutar, y si no lo puedes hacer, habría que cuestionar las razones para seguir en este ciclo detención sin sentido.

 

Dr. Rafael Ramos

Ingresá a www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1517, 2290-1383