En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Que complicado es, cuando se asume la vida desde esta perspectiva, en la que nos quedamos en una actitud, en apariencia reflexiva, y en apariencia activa, bajo la expresión “ahí estoy, viendo a ver qué pasa”

A mi criterio, asumir la vida desde esta perspectiva, es un autoengaño, por qué, bueno, resulta que quedarse ahí, viendo a ver qué pasa, simplemente es una expresión que no implica ninguna acción.

 

·      Es posible que estemos paralizados, esperando que algo suceda, para poder movernos.

·      Otras veces, simplemente no hemos tomado ninguna decisión, nos quedamos en un estado continuo de reflexión.

·      En ocasiones, esta expresión la utilizados para callar nuestra conciencia, cuando sabemos que tomar una decisión es importante, pero no lo hacemos.

·      Asumimos que algo va a suceder, por tanto, esperamos que sea así, sin hacer absolutamente nada, pretendemos que la vida cambie de curso, sin ser nosotros los capitanes del barco.

 

Comprendo que, en algunas ocasiones, esperar, pensar, analizar, es parte importante del proceso de toma de decisiones, pero todo proceso debe terminar en la ejecución de acciones:

 

·      Porque nada pasa, si no lo hacemos.

·      Porque aun cuando nuestro accionar, dependa de otros, siempre tendremos que asumir un esquema activo, puesto que los cambios siempre van a implicar una importante participación en la modificación de aquello que nosotros queremos, para alcanzar nuestros objetivos.

·      Nada pasa, si no se hace, así de sencillo. 

 

“Ahí estoy, viendo a ver qué pasa”,es importante verlo como una etapa corta, breve, dentro de un proceso de toma de decisiones, que eventualmente nos permita tomar acciones específicas, porque sólo en las decisiones, la vida cambia su curso.

 

·      ¿Qué estás esperando para asumir?

·      ¿Qué tanto tenés que pensar?

·      ¿Por qué tus procesos de reflexión se transforman en algo improductivo? 

 

El reto es asumirse, porque como he dicho, la vida es hoy, y se construye en el presente, es la única forma de tener un pasado satisfactorio, y procurarnos, quizá un futuro halagador, en el tanto, en el presente construimos aquello que anhelamos y deseamos.

 

El reto es tuyo ¡Asúmelo!

 

Dr. Rafael Ramos

www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1517, 2290-1383