En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

En los términos del amor, no podemos afirmar que ante el dolor y la disfunción emocional, el amor es sano, si estar en una relación no funciona, o si ya saliste de ella, con múltiples lesiones, insistir en llamar a esto amor, es un acto fuera de la realidad.

Esto, quizá sea dependencia ante una relación complicada, y el desapego, solo inicia cuando sos capaz de ver las cosas como son, no podés andar por la vida consciente del dolor y a la vez:

·      Pegado a las redes sociales de expareja.

·      Si ya no hay nada que hacer, si sabemos que no sirve, ¿Por qué no bloqueás de un solo a esta persona?

·      Dispuesto, dispuesto a hablar una vez más sobre lo mismo, que ya vos sabés que esto es la antesala para acostarse, o llenarle la agenda a la expareja, pero no se traduce en nada estable, mucho menos sano.

 

El desapego puede ser un proceso cuesta arriba, si no lo asumís con realismo, pues cuando alguien decide estar con otro a cualquier costo, sin importar lo que es evidente, hay un concepto de amor distorsionado

 

El desapego a una relación implica reconocer el malestar emocional, es un camino que puede ser duro, pero, es pacificador, si te permitís:

 

·      Romper el contacto.

·      Asumir tu proceso de sanación.

·      Evitar entrar en otras relaciones de forma precipitada.

·      Llorar los hechos.

·      Buscar ayuda.

·      Cambiar de actividades.

·      Dejar de estar siempre disponible para que la otra persona entre y salga de nuestra vida, cuando le dé la gana, y cómo le dé la gana.

·      Siendo radicales, firmes, aunque la emoción diga otra cosa.

·      Dejar de pensar de forma ilusa, se tiene que estar pendiente de los hechos.

·      Hay que retomar la independencia.

·      Buscar a los amigos.

·      Reconstruir todo lo que haya quedado dañado.

·      No tenerle miedo a la soledad, es mentira que no podés estar sin pareja, el tema es que siempre querés estar en pareja.

·      Tenés que reconocer primero, que estás ahí apegado.

·      Tenés que ponerle el nombre correcto a cada cosa que los llevo a la ruptura.

·      Tenés que permitirte reconocer la insatisfacción como real.

·      Tenés que analizar las situaciones dolorosas y buscarles soluciones, si la otra persona es la causante, para qué estar ahí una y otra vez.

 

Despegarse es una decisión que tiene que ser clara, firme, llena de contradicción, si por las emociones, pero cargada de convicción por los hechos.

No funciono la relación, se hizo todo lo posible ¿Vas a seguir rogando?

 

 

Dr. Rafael Ramos.

Ingresá e inscríbete en www.rafaelramoscr.com.

2290-1517 - 2290-1383 - 8881-1304