En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

De pronto la frase suena razonable, si uno dice: sí, está bien vivir un momento, la vida es hoy, no pasa nada, tranquilo no te estresés, disfrutá, no le des tanta cabeza a la situación al final, lo que importa es que la vida siga.

Esta lógica suena profundamente razonable, no suena mal, pero es precisamente eso, sólo suena, porque si lo que están buscando es que las cosas estén bien en tu vida, vivir de pequeños momentos no te lleva a nada. 

Estos momentos suelen ser intensos, en alguna medida ricos y bonitos. pero es sólo eso, momentos, que se quedan ahí, en nada, que no te llevan a nada, porque duran poco, se esfuman como en la espuma de las olas en la arena, tarde o temprano van a crear una sensación de dolor. Quiero invitarte a leer un tema relacionado en este artículo: http://rafaelramoscr.com/si-mi-pareja-no-da-el-primer-paso/.

¿Vos podés vivir de esos momentos? Es tu elección, pero la construcción de la satisfacción implica involucrarse en aquello que podamos sostener y disfrutar:

  • Porque nos hace bien.
  • Porque tiene un punto de partida y un punto de llegada.
  • Porque puede transformarse en un plan de vida.
  • Porque nos acerca a la satisfacción continua.
  • Porque tiene un aroma de paz.
  • Porque se percibe compromiso y entrega.
  • Porque se puede actuar con libertad.
  • Porque al final no te crea culpas ni contradicciones.

Creo que vivir de momentos y llamar a estos momentos amor, es un grave error ¿Vos qué pensás?

 

Dr. Rafael Ramos.

www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1517, 2290-1383.