En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Éste tema, tristemente es recurrente, siempre he dicho que sin comunicación ninguna relación humana puede funcionar.

Pero hay quienes simplemente dicen:

 

  • A mí no me gusta hablar.
  • Otros afirman, yo no soy de decir las cosas.
  • Algunos creen saberlo todo.
  • Hay personas que suelen cerrarse en sus posiciones.

 

Es triste, porque ante esta situación sufren los dos:

 

  • El que no se comunica, porque entonces su mundo interno se llena de conclusiones que posiblemente estén equivocadas, puesto que no se abre a recibir la retroalimentación, se queda con sus propias ideas.

 

  • La otra persona, la que toma la iniciativa de hablar, se siente impotente, desilusionada, triste, enojada y mucho más, porque simplemente, la otra persona no le da la gana hablar.

 

El reto de cualquier relación humana, es permitirse una comunicación oportuna, que permita la sana expresión de lo que pensamos y lo que sentimos, para construir puentes que nos acerquen y no silencios que no se alejen.

En la era de la comunicación, del Internet, de los teléfonos inteligentes, yo diría que nos comunicamos muy poco, dejando siempre vacíos en el corazón de la otra persona, tan sólo porque no nos da la gana hablar.

 

De esta forma, tarde o temprano, el silencio los hará tomar decisiones, a partir de conclusiones posiblemente equivocadas, que podrían traerse abajo un proyecto de relación, que nació sano, pero que se enfermó en el silencio, y en el silencio se cultiva el desamor.

 

No hay crecimiento sin comunicación, lo único que crece es la desilusión.

 

  • ¿Por qué insistís en esta lógica silenciosa que sólo causa dolor?
  • ¿Por qué te negás a una escucha sana?
  • ¿Por qué te permitís lastimar con tu indiferencia?
  • ¿Por qué técnicas nacimiento?

 

Si percibís la tristeza profunda en el rostro de la persona que está a tu lado, ante una actitud tan compleja como la que tenés, es sorprendente que no veas que esto es parte de tu responsabilidad.

 

Dr. Rafael Ramos

Ingresá e inscríbete en: www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1517, 2290-1383