En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Cuando inicias una relación de pareja lo haces con ilusión y muchas veces pensando que será el amor de tu vida, sin embargo, el destino en ocasiones juega una mala pasada y resulta que ese no era tu príncipe azul o princesa y la relación se termina o quizá nunca fuiste correspondido. Hay personas que se relacionan con esa pareja de forma obsesiva, creyendo que sin él o ella no son nada o no podrán sobrevivir por lo que se les hace casi imposible manejar o soportar la idea de una ruptura o la muerte de un amor que una vez los unió.

¿Te ha pasado que no logras superar que esa persona ya no está con vos o ya no te quiere y sufres intensamente por mucho tiempo? Muy probablemente te vinculaste desde el apego y él o ella es tu fuente de apego, esa que necesitas tener porque si no la ansiedad, la angustia, la desesperación e incluso la depresión van a hacer estragos con vos.

Podemos comparar el apego con la adicción a una droga, pero en este caso adicción a una persona, a lo que esa persona me hace sentir o bien a ideas, percepciones o sentimientos que me genera esa compañía.

 

Entre las características que se dan en el apego podemos mencionar las siguientes:

  • La persona es como un esclavo emocional, donde todas sus decisiones y su vida gira entorno a su fuente de apego.
  • Obsesión hacia esa persona y deseos insaciable hacia la pareja
  • Ansiedad y temor con sólo pensar perder esa fuente de apego
  • Anteponer los gustos, las decisiones y la satisfacción de la pareja antes que la propia, se pierde la propia esencia.
  • Necesidad y sentimiento de posesión sobre la pareja
  • Disfrutar solamente todo lo que tenga que ver con la pareja, las demás cosas y personas dejan de importar.

 

Si te sentís identificado/a con estas características es hora de que tomes acciones e inicies un proceso de duelo y de desapego. ¿Va a doler? La respuesta es sí, sin embargo, a pesar del dolor y de que creas que nunca lo superarás, llegará el momento en que podrás reencontrarte con vos mismo/a, soltar y ser libre de las cadenas del apego emocional.

 

¿Cómo superar el apego? A continuación, te doy algunas recomendaciones:

 

  1. Afronta el miedo a perder tu fuente de apego: aceptar la idea de que no todo es para siempre y que la relación de pareja puede en cualquier momento terminar, sin aviso, sin planificarlo y sin quererlo.
  2. Reconoce y expresa tus necesidades:pensar más en vos que en tu pareja no tiene nada de malo, atrévete a ser un poco menos complaciente, decir lo que piensas y anteponer tus gustos antes de los de tu pareja; recupera tu esencia, eso que te hace ser quien sos y que probablemente haz estado ocultando o reprimiendo.
  3. Aprende a amarte:debemos amarnos a nosotros mismos, darnos cuenta de nuestro valor y el valor de nuestros pensamientos, sentimientos y deseos. Aprende a conocer y quererte antes de poder estar con otra persona para poder amar de una forma sana y madura.
  4. Disfruta la soledad:parte del proceso de amarte y aceptarte implica el poder ser capaz de estar con vos mismo/a en soledad, ten en cuenta que no necesitás a nadie a tu lado para ser feliz, vos decidís ser feliz o no, ya sea en compañía o en soledad.
  5. Evita idealizar: no idealices a nadie ya que esa fantasía puede terminar en una gran decepción, si te enfocas solo en lo “perfecto/a” que puede ser esa persona será más difícil desapegarte, así que recuerda que ese príncipe o princesa tiene defectos y en algunos casos al punto de ser víctimas de agresiones o malos tratos.
  6. No te dejes llevar por la necesidad de tener contacto con esa persona:es posible que en el proceso de desapegarte se presente mucho deseo y necesidad de saber de esa persona y tener contacto, es ahí donde por ejemplo pasas revisando si está en línea, revisas su Facebook o controlas a qué hora fue la última vez que se conectó. Esto en vez de ayudarte más bien alimenta la necesidad y la obsesión, además de que podés encontrar cosas que te hagan sufrir aún más.
  7. Busca ayuda profesional: si no logras seguir tu vida y si constantemente esperás que esa persona regrese con vos a pesar de los días, semanas, meses e incluso años y te negás a soltar a esa persona o esa relación busca ayuda profesional que te permita darte cuenta de que tenés un problema y que te brinde herramientas para mejorar tu autoestima, tus habilidades personales, para aprender a soltar y para lograr un bienestar.

 

Dra. Melissa Madrigal Bonilla