En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

Hay relaciones de pareja que tienen ciclos de discusiones y problemas a veces muy extensos, pero con mucho costo, en última instancia el cambio llega.

Sucede que cuando el cambio llega, a veces las personas han quedado desgastadas, porque fue difícil llegar a ese cambio, hubo un largo proceso de desacuerdos y discusiones, que minaron en mucho la motivación y el buen ánimo, pero el cambio llego, se puede ver, se puede sentir, se puede palpar, el cambio llegó, lo triste es que muchas personas dicen “si ya cambió, pero es que no sé”.

Comprendo que después de un periodo difícil, con la llegada de los cambios también aparecen las dudas, los miedos y las inseguridades, se piensa que se puede volver aquel  ciclo de tristeza o de frustración que acaba de terminar, pero entonces, esto nos puede poner a la defensiva, a la ofensiva y se tiende a dudar o desestimar el cambio.

 

·      Esto podría implicar tomar algunas distancias, porque tenemos miedo de vivir nuevamente la situación.

·      Se nos olvida reforzar positivamente y reconocerle a la otra persona lo bien que nos sentimos con el cambio.

·      A veces se asumen patrones de reclamos cuando la persona dice “yo ya cambié” y el otro dice “si pero es que vos antes” y volvemos al pasado una y otra vez,

 

¿Qué sentido tiene hacer? Esto:

 

·      Comprendo que hay miedo.

·      Comprendo que haya dudas.

·      Comprendo que haya temores, porque venimos de hechos difíciles.

·      Si el cambio se, ve se siente, se vive, si el cambio se palpa, se vuelve constante, consistente, vemos que la otra persona se sostiene y se mantiene hay que celebrar el cambio.

·      Hay que disfrutarlo, hay que vivirlo, porque esa es una posición de estímulo positivo, que refuerza la convicción de la otra persona o de ambos por mantener la relación sana.

Cuando los cambios se dan y vemos en la otra persona una posición resistente, apática, que nos hace sentir siempre bajo un esquema de observación y evaluación,  nos hace sentir que estamos siempre bajo el microscopio, es decir como clavados en un pasado que no termina de quedar atrás, esto desestimula el cambio, puede propiciar que nuevamente se vivan los ciclos complejos que recientemente quedaron atrás.

El cambio hay que vivirlo, apoyarlo, sentirlo, estimularlo, porque los cambios con duda, los cambios con miedos, los cambios con reclamos, los cambios con referencia el pasado, no duran y trabajar en esto es importante, es una responsabilidad de dos.

Dr. Rafael Ramos

Te invito a formar parte de mi blog: www.rafaelramoscr.com

Oficina: 2290-1517, 22901383