En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

¿Te ha pasado que estás con una pareja que no te hace feliz pero a la cual no puedes dejar ir porque sientes que no podrías estar sin él o ella? Cuando se crea esta necesidad de tener a tu lado a una persona estás vinculándote desde lo que llamamos apego.

Tal y como lo describe el autor Walter Riso en uno de sus libros hablamos de apego cuando existe una vinculación mental y emocional (generalmente obsesiva) a cosas, actividades, ideas, sentimientos o personas por la falsa creencia de que ese vínculo será sinónimo de placer, seguridad o autorrealización. Cuando la persona esta apegada a otra su pensamiento es del pensamiento “no puedo vivir sin él/ella” “si mi pareja me deja me muero”; es ahí donde indudablemente también hablamos de dependencia emocional como si fuera una droga.

Cuando existe dependencia emocional la relación se convierte en una relación inestable, tóxica y por lo general una de las personas se somete a las actitudes o decisiones de otra persona que en la mayoría de las veces son negativas, por ejemplo someterse a sufrimientos, a cualquier tipo de maltrato, rogar o cambiar con tal de complacer a la otra persona.

Mantenerse en relaciones de pareja así, implica un alto precio emocional ya que lo que más se ve lesionado es el amor propio y la autoestima ya que invalidamos sin darnos cuenta lo que sentimos, lo que pensamos y en especial lo que merecemos porque es mayor la necesidad que se tiene de recibir afecto, cariño o atención.

Es muy frecuente encontrar personas que quieren terminar su relación pero no saben cómo hacerlo porque no se imaginan sin esa persona a pesar de que viven un martirio día a día y a pesar de que en ocasiones saben que la relación no va para ningún lado, o bien personas que pueden pasar años anhelando una relación o una persona con quien estuvieron basados en falsas esperanzas y a la negativa de soltar expectativas, sueños, ilusiones y esa necesidad de tener a esa persona.

Algunas de las características de las personas dependientes emocionalmente son:

Ø  Baja autoestima

Ø  Miedo a la soledad

Ø  Necesidad de afecto

Ø  Tienen sentimientos de culpa

Ø  Renuncian a sí mismos para agradarle a su pareja

Ø  Descuidan relaciones familiares o amistades por darle prioridad a su pareja

Ø  Pueden llegar a ser controladores de su pareja

Ø  Tienen dificultades para decir lo que sienten y piensan de forma asertiva.

Ø  Son personas inseguras

La otra persona suele ser dominante, en muchos casos pueden ser agresores físicos y/o psicológicos, tienen mucha facilidad para manipular, una alta autoestima, mienten, son machistas y poco afectivos.

La dependencia afectiva tal y como una droga puede generar los mismos síntomas del síndrome de abstinencia cuando se termina la relación de pareja y puede realmente llegar a ser un proceso muy desgastante. En ese momento surgen pensamientos obsesivos (especialmente recuerdos de los lindos momentos o cualidades del otro), desesperación por saber de su expareja (llaman, escriben, revisan si está conectado o no, sus fotos, revisan las redes sociales de su expareja constantemente), hay mucha ansiedad, tristeza, llanto fácil, problemas para dormir, deseos de querer retomar la relación aunque sepan que les hace daño, ilusiones ante la más mínima atención o respuesta por parte de la otra persona y pueden mantener la esperanza de que esa persona les buscará o cambiará.

Para salir de esta dependencia debes ser honesto contigo mismo/a, hacer un autoanálisis y así como una adicción reconocer que hay un problema, vencer el miedo a la soledad y a salir de la zona de confort en la que se ha permanecido por mucho tiempo, aprender a decir que no, decir lo que sientes y piensas sin lastimar a la otra persona y en especial respetándote a ti mismo/a, refuerza tu amor propio y date la oportunidad de compartir con otras personas y hacer cosas distintas que no giren entorno a esa persona así como mantenerte firme en la decisión de no regresar con esa persona.  

Es importante si se está ante una relación de dependencia emocional la persona pueda reconocer que tiene un problema para que pueda buscar cuanto antes terapia psicológica para fortalecer la autoestima, tener herramientas para enfrentar el duelo y la ansiedad, aprender a disfrutar de la soledad, aprender formas más asertivas de comunicación y desarrollar la inteligencia emocional.

 

Dra. Melissa Madrigal

Psicóloga Clínica