En este espacio encontraras diversos recursos de nuestros colaboradores, artículos, notas de ínteres.

En estos días me he topado con una serie de situaciones en la vida de las personas, respecto a sus relaciones de pareja, en las que uno de los grandes problemas es cuando con razones válidas o no, se dan procesos de imposición de uno sobre la voluntad del otro, siendo este el estilo normal de este tipo de relaciones, lo cual no esta del todo bien. Ahora cómo nos damos cuenta que estamos frente a una dictadura emocional:

01.  “Es así y punto”:Cuando alguno de los dos se impone desde esta lógica, lo único que logra es que el problema se haga más grande, o que el otro u otra termine cediendo con tal de llevar la fiesta en paz, pero por dentro se va gestando un fuerte dolor emocional que puede a ser la antesala de un franco proceso de frustración y enojo, que puede llevar al fin de la relación.

02.  No hay escucha: Otras veces la persona abiertamente no escucha, cierra las posibilidades de comunicarse sea de forma directa: Se levanta y no escucha, no presta atención, o sutilmente nos hace creer que esta de acuerdo y termina haciendo lo que le da la gana. Esto tarde o temprano lleva al otro u otra a sentir que no vale la pena estar con alguien que no escucha, pues sin escucha no hay acuerdos, sin acuerdos, uno de los dos se va  sentir siempre irrespetado.

03.  Se hace lo que a mi me da la gana: Otras veces alguno de los dos se siente el gerente, el director de la familia, y lo que es peor, se siente en la capacidad y autoridad de decirle a la pareja y la familia qué es o que pueden hacer, qué les esta permitido, simplemente por que él o ella creen que es así. Este nivel de imposición no solo crea sentimientos de dolor y frustración, si no que además es un franco proceso de agresión que anula de forma progresiva la forma de ser de los demás, y transforma el amor en miedo con el paso del tiempo.

04.  Poseedores de la verdad: Algunas personas en la vida de la pareja, suelen adjudicarse el poder de la verdad, es más, defiende su punto de vista a capa y espada, simplemente por que ellos o ellas ven las cosas de esta forma, usan argumentos tales como “en mi casa se hacía así”, “a mi me gusta de esta forma y punto”, es decir, no tienen argumento, detrás de esto se esconde una persona caprichosa, probablemente inmadura, que quiere ver en su familia una replica de su familia de origen, o lo que quizá sea peor quiere las cosas tan diferentes a su familia de origen que solo se impone en función de lo que  quiere sin considerar que quieren los demás.

05.  Sus argumentos no tienen sentido, tienen emociones: Nunca van a perder, por que cuando son cuestionados o cuestionadas, recurren al enojo, a la forma de ser grosera, tosca, descalificante, manipuladora, para imponerse, por el simple hecho de que ven las cosas de determinada manera, esto los hace ser cerrados, no aceptan la critica, se resienten fácilmente, cuando están acorralados(as) levantan la voz, su argumento es crear imposición, es decir cultivan el miedo o el cansancio emocional.

Vivir en una dictadura emocional, no solo no tiene sentido, si no que es un proceso de relación que tiene alto riesgo de incursionar en diferentes niveles de agresión que van a terminar creando lesiones emocionales, lamentablemente en algunos casos, lesiones físicas. En aras del amor, no se puede estar con un dictador o dictadora, pues esto refleja una pobre visión de sí mismo, que debe ser tratada, pues el amor es dignificante, no es para anularse o aceptar vivir bajo el yugo opresor de una persona cuya forma de amar es enferma y errada, por tanto esto puede ser cualquier cosa menos amor.

¿Es usted un dictador(a)? Si es así, busque ayuda para convertirse en una persona más sana y flexible, pues es mejor que estén con uno por amor y no por miedo.

¿Esta usted en una dictadura emocional? Busque ayuda, por que es muy probable que su desarrollo emocional requiera apoyo, pues no se puede amar en la toxicidad afectiva, esto siempre va ser nocivo

 

Dr. Rafael Ramos A.